domingo, 3 de noviembre de 2013

El Papa me enviaba endemoniados" Carlos Alberto Mancuso, exorcista argentino

 Entrevista. "El Papa me enviaba endemoniados"
Carlos Alberto Mancuso, exorcista argentino
BOGOTÁ.— El diablo, Lucifer, Belcebú, el ángel caído. Como quiera que se llame, conocía al obispo argentino Carlos Alberto Mancuso, dice éste, antes de que naciera. Ya sabía que ese niño, hijo de campesinos de La Plata (Argentina), se iba a convertir en sacerdote y, más adelante, en su enemigo.
Monseñor Mancuso, de 79 años, lleva 30 persiguiendo y expulsando demonios. Es el exorcista más reconocido de su país y uno de los más ‘cotizados’ de América Latina. El papa Francisco, cuando era arzobispo de Buenos Aires, le enviaba endemoniados para que él los exorcizara.
Vino a Colombia invitado por el canal católico Teleamiga, a dar conferencias sobre cómo evitar caer en las garras del demonio. En su visita al país, dice, ha visto a muchos endemoniados. Esto habló con EL TIEMPO.
¿Cómo terminó convertido en exorcista?
De la manera menos pensada. Ningún sacerdote se propone ser exorcista. En el seminario me interesé por todo lo que estaba vinculado con el espiritismo, el esoterismo, la masonería.
Después, en 1984, se presentaron dos posesiones demoniacas en La Plata y unos amigos sacerdotes me llamaron y me dijeron: “Padre, ¿quiere venir a ver qué opina?”. Fui como un sacerdote de consulta y ahí comenzó todo.
¿Cómo fueron esos dos casos?
Era un muchacho que se revolcaba y que bramaba como un cerdo. Pero esa primera vez no pudimos hacer nada, hubo necesidad de otro exorcismo, porque ‘tomó la de Villa Diego’, como decimos en Argentina. Es decir, salió huyendo. El otro fue de una muchacha que había sido embrujada por la mamá del novio, que no quería que se casara con el hijo. Fue adonde un hechicero y le encargó una torta, le puso un encantamiento y quedó endemoniada. Pensaba que así el hijo la iba a rechazar, cosa que no sucedió, porque el amor lo vence todo.
¿Cómo se resolvieron esos casos?
Reitero que a estos dos casos yo fui como observador. A ambos hubo que hacerles varios exorcismos. Pero con la chica pasó algo muy especial.
Un sacerdote chileno era el que estaba dirigiendo todo, pero cuando llegué, el demonio, a través de la chica, se puso furioso y me gritó: “¡Fuera, basura!”. Y me escupió. Con el chileno no tenía ningún problema. Sabía que algún día yo tendría esa misión. Él sabe distinguir al exorcista de quien no lo es.
¿Y usted qué le respondió al demonio?
Como el escupitajo no me alcanzó, le dije con ironía: “¿Ni fuerza para escupir tenés vos?”, cosa que al demonio lo encabrita, porque es muy soberbio. Le muestro la cruz y le digo: “Este te va a derrotar, te va a hacer salir”. Y él me dice: “A ese yo ya lo derroté”. Le respondí: “¿Ah, sí?, eso lo vamos a ver después”. Y me atacó el estómago, con un dolor que no era propio en mí.
¿Cómo fue el primer exorcismo que usted hizo?
Una vez fui a un hospital, donde había un ingeniero endemoniado. Luego me enteré de que a la hermana de él, que era una docente, otra compañera que la odiaba le había mandado una caja de bombones que había pasado por las manos de un hechicero. Y este hombre se los comió. Y el demonio, que tenía que entrar en esa mujer, entró en este hombre. Lo llevamos al altar, lo tuvimos entre seis sacerdotes y lo exorcizamos.
¿Qué le pasa al endemoniado?
Va perdiendo su propia voluntad, siente odio hacia la familia, la casa, los seres queridos, por lo que hace, por la religión católica. La persona sufre ciertas alteraciones físicas, la mirada se le vuelve siniestra.
¿Cómo hace el rito?
El ritual que yo utilizo es de 1614. Es una oración que la Iglesia pone en boca de los sacerdotes para poder conjurar y expulsar al demonio que está poseyendo a una persona y dejarla libre de todo sufrimiento.
Hay gente que acude a curanderos y a otro tipo de ritos y eso es muy peligroso, porque salen de las llamas y se tiran a las brasas. Sólo hay que ir a la Iglesia católica, apostólica y romana, que es la que tiene la facultad que Jesucristo, nuestro señor, entregó a los santos apóstoles.
¿Hay parecido con los exorcismos que se muestran en las películas?
Toda la espectacularidad de una película es producto de la ficción. La gente cree que todos los días vemos endemoniados que vuelan, que vomitan verde, que caminan por el techo o cuya cabeza les da vueltas 180 grados. ¡A mí me encanta ver eso!, pero es sólo una fantasía.
La realidad no es así; es, más bien, aburrida.
¿Qué sucede durante el exorcismo?
Yo no ato al endemoniado, como lo hacen otros exorcistas; lo acuesto sobre una alfombra, sobre una almohada, bocabajo, y cada uno de mis cuatro ayudantes le traba un miembro.
De ahí no se va a ir, porque intenta salir disparado. Si no se libera, no hay más remedio que hacer más exorcismos.
Hay casos más fuertes que otros, no hay dos casos iguales. Y eso hace que no todos los endemoniados se comporten igual: unos tienen un demonio mudo, otro que grita y escupe, son distintos.
¿Y cómo reacciona el diablo?
Con furia y soberbia. Miro los ojos de los endemoniados y el diablo no puede sostener mi mirada. Lo miro, el otro mueve la cabeza. Al demonio hay que hacerle la vida lo más intolerable posible; si no, no se va nunca.
Usted vino a Colombia a hablar sobre estos temas. ¿Habrá muchos endemoniados en este país?
En todos los países hay endemoniados. ¿Por qué va a ser Colombia una excepción? Siempre he dicho, y es cierto, que Colombia es el país más católico de América Latina.
Pero hay demonios por todas partes, aunque están escondiditos. El otro día, en Cúcuta, en una oración de liberación, se cayeron como 16 personas. Se cayeron porque están endemoniadas. En Bogotá conocí dos casos muy fuertes, y otro más en Cúcuta.
Este es un tema que, de entrada, produce miedo. Usted ha dicho que no siente miedo. ¿Cómo lo logra?
A mí se me ocurre esta respuesta, no sé si será la verdadera: Dios le da a cada hombre la cualidad que necesita para desempeñar su oficio. Si a mí el Señor me puso para hacer exorcismos, se hizo cargo de revestirme de un manto y una habilidad para mantenerme sereno en medio de la dificultad. Nunca he sentido miedo.
La Iglesia ha reconocido que el diablo realmente existe. ¿Hay que creer en él, hay que respetarlo o tenerle miedo?
Hay que tomar precauciones, no acercarse. Este es un perro, atado, que ladra pero no muerde. Pero por más atado que esté un perro, si usted le pone la mano, el perro le va a dar un mordisco. Porque no quiere que usted esté pateando su verdadero hormiguero y se defiende. Y, sobre todo, hay que tomar precauciones.
¿De qué tipo?
Generalmente, por imprudencia, la gente se acerca demasiado a las cosas malignas que el demonio va sembrando en el mundo. No hay que practicar magia, ni espiritismo, ni el tarot, no consultar adivinas ni curanderos. Eso le abre puertas al diablo.
Usted ha dicho que el demonio es un espíritu que se puede materializar, un ser real. ¿Cómo es?
Es un espíritu, con la diferencia de que no tiene materia. El cuerpo no existe. Es un ser que es inteligencia y voluntad, que está metido en la humanidad, en las cosas de la gente. Eso de que tenga cachos, cola y tridente es pura imaginería popular.
Usted también ha dicho que las mujeres son más vulnerables a estas posesiones. ¿Por qué?
No es fácil discernirlo. Yo pongo siempre este ejemplo: ¿A quién se le acercó el diablo en el paraíso: a Adán o a Eva? A Eva.
¿Cómo distingue entre un caso psiquiátrico y una posesión real?
Para mí es muy fácil distinguir entre una persona que tiene una enfermedad mental y otra que está endemoniada. Son cosas muy distintas.
¿Hoy hay más casos de posesiones o antes había más?
Eso es algo muy difícil de evaluar.
Todos los siglos de la historia han tenido sus endemoniados.
¿Siguen siendo muchos?
¡Claro! ...De cada pueblo un paisano, dice el refrán.
El diablo es uno solo, pero tiene una especie de legión de demonios...
No hay un solo demonio, son muchos. Pero Satanás, Lucifer, o como se le llame, es el superior. Y después hay miles de demonios subalternos.
¿Es cierto que el entonces arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Jorge Bergoglio, hoy el papa Francisco, le enviaba endemoniados?
Sí, eso es cierto. Él solía enviarme los casos porque no tenía exorcistas en Buenos Aires. Me los enviaba a La Plata, que queda a una hora; hacíamos ese servicio y quedaba muy agradecido.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx/el-mundo/2013/impreso/-8220el-papa-me-enviaba-endemoniados-8221-84739.html