viernes, 23 de septiembre de 2011

Benedicto XVI en el santuario de Etzelsbach: “La vida debe ser una respuesta al amor de Dios”