lunes, 4 de junio de 2012

Homilía de Benedicto XVI de la misa de clausura del Encuentro Mundial de las Familias en Milán 2012