domingo, 24 de abril de 2011

Rosario/Coronilla de las Santas llagas de Nuestro Señor Jesucristo revelada a María Martha Chambón

Más sobre esta devoción en:

http://maria-marta-chambon.info/index.htm

http://oracionesdesanidadyliberacion.blogspot.com/2009/03/rosario-de-las-santas-llagas-en-mp3.html

Promesas de Jesucristo a los devotos de las Santas Llagas:

http://oracionesydevocionescatolicas.com/rosario_de_las_santas_llagas.htm

(Usando un rosario común iniciamos)

Señal de la Cruz

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

ACTO DE CONTRICION:

Pésame Dios mío y me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí;  pero mucho mas me pesa porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como vos; antes querría haber muerto que haberle ofendido, y propongo firmemente ayudado por tu divina gracia, no pecar mas y evitar las ocasiones próximas de pecado. Amen.

– Oh! Jesús, Redentor Divino, sé misericordioso con nosotros y con el mundo entero.

– Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.

– Perdón y misericordia, Jesús mío cúbrenos de los peligros con tu preciosa Sangre.

– Eterno Padre, ten misericordia de nosotros por la Sangre de Jesucristo, tu único Hijo.

1) PRIMER MISTERIO: Adoramos y Veneramos la Llaga de la mano derecha de nuestro Señor Jesucristo.

image

(Pausa breve para meditación)

Padre Eterno, yo te ofrezco las Llagas de nuestro Señor Jesucristo, para curar las llagas de nuestras almas. (1 vez)

Jesús mío perdón y misericordia, por los méritos de tus Santas Llagas. (10 veces, una por cada cuenta)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los. Siglos de los siglos. Amén.

2) SEGUNDO MISTERIO: Adoramos y Veneramos la Llaga de la mano izquierda de nuestro Señor Jesucristo.

image

(Pausa breve para meditación)

Padre Eterno, yo te ofrezco las Llagas de nuestro Señor Jesucristo, para curar las llagas de nuestras almas. (1 vez)

Jesús mío perdón y misericordia, por los méritos de tus Santas Llagas. (10 veces, una por cada cuenta)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los. Siglos de los siglos. Amén.

3) TERCER MISTERIO: Adoramos y Veneramos la Llaga del pie derecho de nuestro Señor Jesucristo.

image

(Pausa breve para meditación)

Padre Eterno, yo te ofrezco las Llagas de nuestro Señor Jesucristo, para curar las llagas de nuestras almas. (1 vez)

Jesús mío perdón y misericordia, por los méritos de tus Santas Llagas. (10 veces, una por cada cuenta)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los. Siglos de los siglos. Amén.

4) CUARTO MISTERIO: Adoramos y Veneramos la Llaga del pie izquierdo de nuestro Señor Jesucristo.

image

(Pausa breve para meditación)

Padre Eterno, yo te ofrezco las Llagas de nuestro Señor Jesucristo, para curar las llagas de nuestras almas. (1 vez)

Jesús mío perdón y misericordia, por los méritos de tus Santas Llagas. (10 veces, una por cada cuenta)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los. Siglos de los siglos. Amén.

5) QUINTO MISTERIO: Adoramos y Veneramos la Sagrada Llaga del Costado de nuestro Señor Jesucristo.

image

(Pausa breve para meditación)

Padre Eterno, yo te ofrezco las Llagas de nuestro Señor Jesucristo, para curar las llagas de nuestras almas. (1 vez)

Jesús mío perdón y misericordia, por los méritos de tus Santas Llagas. (10 veces, una por cada cuenta)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los. Siglos de los siglos. Amén.

Conclusión:

Padre Eterno, yo te ofrezco las Llagas de nuestro Señor Jesucristo, para curar las llagas de nuestras almas. (3 veces)

La Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.

Dios te salve.

A Tí clamamos los desterrados hijos de Eva,  a Tí suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,  vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,  y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,  para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén