lunes, 23 de mayo de 2011

Mensajes de la Santísima Virgen María sobre el “Aviso” revelado en Garabandal

 

UN LLAMADO A TODA LA HUMANIDAD

A TODOS LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD

DESDE EUROPA A ORIENTE, DE AMERICA DEL NORTE AL CENTRO Y SUD AMERICA.

ACATEMOS ESTE LLAMADO DOLOROSO Y URGENTE DEL CIELO, ESTAMOS A LA VISPERAS DE LAS MAS TERRIBLES PRUEBAS QUE LA HUMANIDAD VIVIRÁ.

OS INVITAMOS Y ROGAMOS A TODOS LOS GRUPOS ESPIRITUALES, RESPONDER AL LLAMADO DE NUESTRA MADRE SANTÍSIMA EN UNA CADENA DE ORACIÓN MUNDIAL PARA MITIGAR EL CURSO DE CUANTO YA ESTA EN MARCHA PARA LA HUMANIDAD, DEDICAD UN MOMENTO DEL DÍA, ORGANIZAD SEGUN VUESTRA DISPONIBILIDAD EN GRUPOS O DE FORMA INDIVIDUAL, REFLEXIONAD Y TOMAD CONCIENCIA DE ESTE PEDIDO ESPECIAL

GRACIAS POR RESPONDER

 

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
A SU HIJA AMADA LUZ DE MARÍA

31 DE ENERO 2010

clip_image001

Amadísimos hijos de Mi Corazón Inmaculado:

Les amo e intercedo constantemente por cada uno de ustedes.

Continúan el camino, en medio del sol inclemente de lo mundano que poco a poco sigilosamente se va introduciendo en el corazón de los Míos, con el fin de alejarles del camino verdadero.

Esta dureza que se introduce en el corazón humano es obra de Satanás, para insensibilizar a toda creatura humana y de esta manera llevarles a mirarse con desamor unos a otros, a mirar al hermano como un enemigo, como nada, a vivir con egoísmo para que el amor sea anulado del ser humano. De esta manera el enemigo de la humanidad, tendrá la gran oportunidad esperada por él y mediante engaños alentar al hombre a luchar por la supervivencia personal sin temer causar daño a los semejantes.

Amadísimos hijos: cuando el amor es desterrado, el hombre cae en sus más bajos instintos; cuando el amor es desterrado, el hombre queda a merced de Satanás, es esta la razón por la cual hoy una vez más les llamo a no permitir que el AMOR se aleje del ser de cada uno de ustedes; el amor a Dios y al prójimo debe prevalecer hoy más que en otro momento, porque Satanás ha preparado sus legiones para actuar en contra de la humanidad, con engaños.

Este es el tiempo anunciado, este es el tiempo en que el enemigo del hombre está lanzando sus dardos venenosos para enfermarles el corazón, cegarlos y presentarse como el gran salvador, el esperado, ante una humanidad confundida, porque ha sacado a Dios de su corazón.

Los eventos de la naturaleza causan dolor y muerte, desesperanza y desconfianza; esto es y será aprovechado por el maligno para quitar la fe en la Misericordia Divina, logrando que el hombre olvide con facilidad, que hemos suplicado un cambio en el proceder. Mi Hijo les ha llamado a que se Consagren a Mi Corazón, para que de esta manera Me permitan guiarles como Madre que Soy de cada uno.

Hijitos: están viviendo cuanto ha sido anunciado, y ya la desesperanza reina en el ser de una gran mayoría de Mis hijos. Este es el momento en que deben reafirmarse en la fe, confiar en la Misericordia Divina, en la Omnipotencia Divina; confiar en que un Padre no desampara a los Suyos, pero a la vez, los hijos deben buscar al Padre.

Hijitos: acérquense al Sacramento de la Reconciliación, acérquense al alimento Eucarístico, para que la fe no decaiga sino sea robustecida; acérquense a esta Madre que les ama, pidan la protección de sus compañeros los Ángeles, pidan la intercesión de los Santos, invoquen constantemente el SANTO NOMBRE DE DIOS; vivan una verdadera vida en comunión con Mi Hijo, para que el enemigo no les haga presa fácil.

Amadísimos de Mi Corazón: no permanezcan aturdidos por lo mundano, hagan un alto en el camino y miren las señales que el Cielo les envía; miren cómo la naturaleza no es la misma, cómo ha cambiado, anunciándole al hombre que se acercan momentos difíciles para toda la humanidad, y con tanta frecuencia, que no les dará tiempo para auxiliarse unos a otros.

Amadísimos: invoquen el NOMBRE DE DIOS, Y aliméntense del Pan Eucarístico;

Nútranse del Cuerpo y la Sangre de Mi Hijo, que así no tambalearán. Permanezcan firmes en la fe y oren continuamente. La vida de cada uno de ustedes deber ser oración, no sólo personal sino por sus semejantes, por aquellos que pronto sufrirán los embates de la naturaleza, por aquellos que se entregan en manos del mal.

iOh humanidad, oh humanidad, no escuchas el clamor de esta Madre!

Ustedes, hijos, que viven intercediendo por sus hermanos no declinen la oración, auméntenla con cadenas mundiales del Santo Rosario, para que este clamor suba hasta el Trono de la Santísima Trinidad y repare las ofensas que comete el hombre contra su Creador.

No teman, aquí esta Su Madre e intercedo por cada uno.
Les amo.

Siguiente mensaje:

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
A SU HIJA AMADA LUZ DE MARÍA

3 DE FEBRERO 2010

clip_image001[1]

Amadísimos hijos de Mi Corazón Inmaculado:

Permanezcan fieles a los llamados de Mi Hijo.

Una Madre nunca atemoriza a Sus hijos, sino intercede por ellos, los protege y los alerta para que no se pierdan. Así esta Madre les anuncia cuanto deben conocer para que no caigan en el pecado, y en su lugar se mantengan alerta acudiendo a la Misericordia Divina.

Cada uno de ustedes es una lámpara que atendiendo a los llamados de Mi Hijo y Míos, mantiene la llama del Amor Divino sobre la humanidad; son luz en medio de esta humanidad aturdida por las diversas manifestaciones del pecado, que mantiene al hombre viviendo tiempos atroces que han superado a Sodoma y Gomorra. Es por esto que les invito a leer en las Sagradas Escrituras el fin de estos pueblos de pecado, para que reflexionen y no dejen de lado los constantes avisos que el Cielo les envía, no para alarmarlos, sino con la esperanza de que cambien el obrar y actuar, y cuanto ha levantado el pecado sea minimizado por la oración y sobre todo la conversión.

Una Madre no pierde la esperanza, sino aprovecha todo instante para calar en el corazón, en la mente de los Suyos, porque no desea que ninguno de Sus hijos se pierda. Así Yo no deseo que ninguno de los Míos se pierda y una y otra vez, cuantas sean necesarias, les llamaré a abrir los ojos, para que no sean engañados por Satanás que se disfraza de mil maneras con sutileza para que vivan en sus garras.

Clamo al Pueblo fiel, para que se mantenga en vigilia, ya que la oración en estos momentos es infinitamente necesaria. Cada uno debe ser intercesor de su hermano; ustedes oren por los que no oran, amen a Mi Hijo por cuantos no le aman, y pidan piedad y misericordia para todo pueblo y nación, para cada hombre en los momentos en que sean azotados por la naturaleza, en los momentos en que tendrán la bendición de mirarse en su interior y así poder suplicar la Misericordia Divina y retornar al verdadero camino y entregarse en Manos Paternas y rechazar las insidias de Satanás.

Oren permanentemente. Les invito nuevamente a iniciar esa Cadena de Oración Mundial, que es infinitamente necesaria en estos instantes. Hijitos, utilicen los medios que Mi Hijo les permite para convocar a esta Cadena de Oración. Sean ustedes, Mis Fieles, esa barrera de luz protectora que mantenga la mirada Divina sobre la tierra; sean ustedes esa red que logra la pesca mayor, sean ustedes ese bálsamo que alivie los dolores que causa el pecado en el Corazón de Mi Hijo.

Amadísimos: han olvidado que la Pasión de Mi Hijo no pasó, sino se mantiene latente en cada hermano que sufre, en cada hermano maltratado, en cada hermano ofendido, en cada ser humano sufriente. Cada hombre es fruto de la Pasión de Mi Hijo no lo olviden; por eso ustedes tienen el deber de redoblar oraciones, de no privarse de la Eucaristía: DEBEN SER IGLESIA SANTA.

Amadísimos de Mi Corazón: no dejen pasar desapercibido este llamado de esta Madre que vela por los Suyos, y ante la prontitud de los acontecimientos, permanece alertando, clamando, reuniendo a los Suyos para que no sean dispersados por la senda equivocada. No olviden que el maligno ataca a los Míos, que busca arrebatármelos, y desea marcarlos permanentemente, para mantenerlos en sus dominios. Ustedes Pueblo fiel, no permitan ser marcados por la bestia embustera, que trasiega almas por dinero y poder.

Confíen en las promesas de Mi Hijo y en las que como Madre de todos los hombres les he traído por bendición Divina.

JAMÁS LES DEJARÉ DE MI MANO, PERO SEAN FIELES Y NO TITUBEEN, SEAN FIELES, QUE EL AUXILIO DEL CIELO NO SE HARÁ ESPERAR.
Les amo, permanecen en Mi Corazón

Se ruega imprimir y difundir

Puede obtener más información en: http://www.revelacionesmarianas.com/luz_de_maria.htm